LA CLAVE PARA QUE LA DERROTA NOS TOME POR SORPRESA

Imagina que eres piloto de un avión y realizas un vuelo de España a Portugal. Todo iba bien hasta que, de repente, se apagan los motores, las alas están inmóviles por lo que no puedes planear y no funciona el radio. Suena como la tormenta perfecta, ¿verdad? Ahora qué me dirías si, desde que subiste …