LA CLAVE PARA QUE LA DERROTA NOS TOME POR SORPRESA

Imagina que eres piloto de un avión y realizas un vuelo de España a Portugal. Todo iba bien hasta que, de repente, se apagan los motores, las alas están inmóviles por lo que no puedes planear y no funciona el radio. Suena como la tormenta perfecta, ¿verdad?

Ahora qué me dirías si, desde que subiste al avión, el indicador de combustible señalaba que el tanque estaba lleno, pero estaba mal calibrado. No solo eso, había una avería en una de las palas del ala izquierda lo que no permitía su buen funcionamiento, pero no lo viste porque el tablero del avión estaba roto. Además, el radio funcionaba «medianamente bien» pero se notaba que había un problema eléctrico general, que ignoraste, y emprendiste el vuelo de igual modo.

Solo en España, en 2022 cerraron unas 26.000 empresas, según datos de Pimec. Lamentablemente, este ejemplo del avión representa a muchas de ellas. ¿Por qué? Porque decidieron seguir adelante sin datos, haciendo sus tareas sin medir cómo iban o si estaban en el rumbo correcto. De este modo, les fue imposible ver los problemas en los que se estaban metiendo y que realmente necesitaban resolver, hasta que fue demasiado tarde.

Ahora bien, como aquí estamos para enseñarte a perderlo todo (como lo viste en el título del artículo), te enseñaré las 4 claves para ir sin rumbo y que sea imposible prever una catástrofe. Aquí vamos:

Ignora por completo a tus clientes, ellos no saben nada.

Lo que necesiten tus clientes no importa. Tu solo céntrate en prestar los servicios que te apetece brindar o vender los productos que deseas vender. De todos modos, el cliente no sabe que puede conseguir lo que tu ofreces en otro lugar, y que incluso podría gustarle más. Tu eres todopoderosa/o y nadie ofrece lo que tu ofreces, ¿no?

Sobre todo, ignora estos 3 temas: satisfacción del consumidor, reconocimiento de marca y cuota de mercado. Es muy importante que bajo ningún aspecto diseñes indicadores para medir estos tres ítems, mucho menos gastes dinero en algún experto que te ayude con esto. Si lo haces, corres el riesgo de entender lo que tus clientes están deseando y esto permitiría crecer tu negocio.

Evaluar los procesos internos es de nerd

Para perder nuestra empresa a lo grande, debemos desconocer por completo las siguientes herramientas: Jira, Trello, Microsoft project, Wrike, Asana, Smartsheet. Estas herramientas nos permitirían saber cuántos recursos estamos destinando a cada proyecto o acción dentro de nuestra empresa. No solo en términos de asignación de horas del equipo, sino en sistemas, dinero y más.

También es importante que evites responder a estas preguntas:

¿Cuál es el nivel actual de uso de los recursos planificados? y ¿Cuánto tiempo se dedica a cada tarea?

¡Recuerda! Saber dónde estamos parados y cuál es nuestro plan (realista) para cumplir con nuestros clientes, es cosa de nerd.

¿Análisis financiero? Mientras ingrese dinero, estaremos bien

Una vez algún pretencioso dijo «la contabilidad es el lenguaje de los negocios». Claro, como si los números de una compañía hablaran y nos dieran información clave. La realidad es que los libros mayores y diarios, el balance, perdidas y ganancias, estado de flujo de efectivo, estado de evolución del patrimonio y demás son un invento de los gobiernos para que paguemos impuestos. Mas allá de eso, solo nos sirve para pedir un préstamo en el banco y poca cosa mas. Pero, analizarlo? Buah, que desagradable.

Aunque he conocido varias empresas que dicen aplicarlo y les resulta muy bien. Pero eso no nos interesa, porque ¡aquí vinimos a perderlo todo!

Entonces, te comentaré lo que NO debes analizar en tu empresa:

  • Análisis estático o vertical
  • Análisis dinámico u horizontal
  • Ratios de liquidez (fondo de maniobra, liquidez neta, flujo de caja)
  • Ratios de solvencia (Razón de endeudamiento a corto y largo plazo, apalancamiento)
  • Ratios de rentabilidad (ROE, ROA, margen de ventas)

Hay muchos más por supuesto. Pero, de momento, con que evites estos indicadores estarás bien encaminado hacia la derrota.

Los trabajadores deben hacer lo que les digo y punto, para eso les pago.

«Aprendizaje y crecimiento» comentan algunos. Lo que no saben es que, para fracasar a lo grande, debemos ignorar completamente lo que sea intangible en el negocio. Cosas como la medición del ambiente laboral, aspectos motivacionales y competitivos, actividades de integración, oportunidades de crecimiento son el aspecto intangible clave para que un equipo tenga éxito… ¡Escapa de ellos!

Por último

Podría resultar útil integrar estos cuatro pasos clave para perderlo todo en un Cuadro de Mando Integral (CMI). Ésta herramienta es utilizada para conocer lo que sucede en tiempo real, tanto dentro como fuera de las empresas. Permite tener información resumida que facilita la toma de decisiones y permite anticiparse a los desafíos futuros. Si logras integrar las cuatro claves en un CMI, sabrás exactamente lo que no debes hacer para llevar tu empresa a la cima.

¡Muchos éxitos!

Perdón, fracasos… 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *